Carta a nuestro yayo, siempre en el corazón



Inicio
Historia
Galería Fotográfica
Contacto
Querido yayo...

Era una soleada mañana de agosto cuando te fuiste, como casi  todos los días, a hacer lo que mas te gustaba... ir en bici por los alrededores de tu pueblo, pero ese día era especial, ese día no volviste....

... Y dejaste atrás una gran cantidad de esas cosas que no tienen precio, una familia unida que te adoraba, un nieto encandilado contigo y muchas cosas por hacer con todos nosotros....

Faltan palabras por inventar para describirte como persona, como marido, como padre (tanto para tus hijos biológicos como los que no, a los que nos era imposible etiquetarte como suegro) y sobre todo como yayo....  En definitiva eras una buena persona, paseabas tu bondad, tu sinceridad, tu amabilidad, tu forma de ser, tu disponibilidad... allá por donde ibas, dejando una impronta y un recuerdo inmejorable en todos aquellos que tuvieron la suerte de conocerte.

Pero por encima de todo eras EL YAYO.... un yayo loco por su nieto, del que disfrutabas cada segundo así como él disfrutaba de ti, un yayo que cuidó de su nieto hasta el último momento que te fue posible, un yayo que aguantaba las palizas que tu nieto te daba de una forma insuperable ya que como dijiste un día cuando él estaba en camino.... "será el rey de la casa"....

Ahora te has ido pero seguirás eternamente con todos nosotros, como lo que eras, una estrella omnipresente que merodeaba por la casa haciendo sus cosas de siempre, ver la tele en silencio por las mañanas, hacer los crucigramas del periódico sentado en la escalerilla de la cocina, ver los programas del tiempo, a los ciclistas, tomar y charrar en el cafe de sobremesa los fines de semana.... todas esas cosas que ahora todos echamos muchisimo en falta....

Una estrella que ahora nos ilumina desde el cielo cuidando de todos nosotros y sobre todo de tu nieto Marco, que ahora solo quiere salir a la calle todas las noches para ver a su yayo, la estrella que más brilla, para contarle cosas y lanzarle besitos al cielo al mismo tiempo que no deja de recordarnos que todos te echamos y te echaremos muchisimo de menos.


Hasta siempre yayo ... estarás siempre en nuestros corazones....